IV. El pecado del padre