VII. Caída en desgracia